Sillas de Auto para Bebés



Sillas de auto para bebés

Hay un montón de cosas para aprender sobre sillas de auto para bebés si es que eres un padre primerizo, y por la salud de tu bebé, tienes que tomarte un tiempo para leer lo básico sobre sillas de auto para bebé. Aquí hay unas cuantas reglas que te servirán cuando las uses.

Primero, no usar una silla de auto para bebé está fuera de discusión. Está fuera de la ley no tener una si es que llevas a pasear a tu bebé, y el hospital ni siquiera te permitirá que te lleves a un niño si no tienes una instalada en tu coche.

La posición más segura para los bebés sentados en una silla de autos es mirando hacia atrás porque le protege la espina dorsal y la cabeza en caso de accidentes vehiculares. La mayoría de las sillas de auto para bebés - incluso las más baratas - pueden recibir un bebé de hasta 70cm y 10 kilos de peso.

Hay algunas sillas que son livianas y portables, y la mayoría de los modelos de alta gama tiene bases detachables. Antes de que compres los modelos más grandes y caros de sillas para bebés, observa que quepan en tu coche. No es práctico comprar una gran silla que después haga que tengas que adelantar el asiento tanto que te haga sentir incómodo o incómoda a tí.

Las sillas de auto para bebé tienen 3 ó 5 puntos de anclaje, y algunas tienen sistemas de desacoplamiento rápido si es que no quieres perder tiempo con correas si estás apurado o apurada. No te arriesgues usando sillas de auto para bebés que son demasiado chicas para el tuyo. Si ignoras las limitaciones de altura y peso de la silla, tu bebé no será protegido como corresponde en caso de un accidente.

Si un bebé es demasiado pesado, por ejemplo, las correas podrían lastimarlo. Si es demasiado alto, la cabeza no tendrá la protección adecuada. Para bebés de un año o más, las sillas se utilizan mirando hacia el frente. También tienen 3 ó 5 puntos de anclaje y un escudo.

Una cosa muy importante que muchos padres pasan por alto es leer el manual. Las sillas de auto para bebés no deben ser instaladas a las apuradas, ya que hay un sinfín de ítems que deben aprenderse, y una instrucción salteada puede hacer la diferencia en la seguridad de tu bebé.

Vas a tener que conocer el ángulo de reclinación a usar, a qué altura ajustar las correas, o cuanto de la base de la silla para bebés se tendrá que apoyar en el asiento del vehículo. Si no recuerdas donde quedó el manual, puedes pedir uno del fabricante o buscar una copia en Internet.

No te tientes a comprar sillas de bebés que tienen cientos de accesorios. La verdad es que los estándares de fabricación y seguridad aplican solo a la unidad básica, y no a los accesorios. Todos los demás accesorios para las sillas de auto para bebés, como por ejemplo barras de juego o accesorios para el cuello no son necesarios y será conveniente deshacerse de ellos.

Una regla práctica es preguntar a otros padres acerca de sus experiencias con las sillas de auto para bebés que han comprado. Si alguno nombra alguna marca particular que lo ha satisfecho en todos los puntos, es definitivamente una buena opción para probar.